Destacado Internacionales

Autoridades de Panamá y Costa Rica desmantelaron una red de tráfico de personas

Este martes 30 de julio en un operativo conjunto las autoridades de Costa Rica y Panamá dieron un duro golpe al crimen organizado, logrando desmantelar una red de tráfico de personas que operaba en toda Centroamérica.

La organización se encargaba de operar con migrantes venidos de países como Haití, Cuba y de diferentes naciones africanas y asiáticas, que tenían como objetivo llegar de manera ilegal a los Estados Unidos.

De acuerdo a lo difundido por la cadena de noticias EFE, las autoridades de ambos países informaron que fueron detenidas al menos 46 personas.

El mayor número de arrestos se produjeron en Costa Rica, donde los funcionarios policiales llevaron a cabo más de 36 allanamientos simultáneos en diferentes localidades fronterizas con Panamá y Nicaragua, en los que lograron dar con la captura de 36 personas, señalados por su presunta vinculación con la red, entre ellos perfilan los supuestos líderes de la banda.

Aseguraron que entre los detenidos están dos mujeres, quienes se presumen eran las líderes de la operación en la zona fronteriza con Panamá. También se logró el arresto de una mujer de apellidos López Martínez mejor conocida como “mamá África”, que dirigía el tráfico de migrante en la frontera con Nicaragua.

La Dirección General de Migración de Costa Rica, informó que el Gobierno de Panamá también llevó a cabo no menos de 21 allanamientos en la ciudad capital y en la provincia de Chiriquí al oeste de la nación, en los que detuvieron a 10 sospechosos de trabajar como ramificación de la organización delictiva costarricense.

“En la operación ‘Adalid’participan 24 funcionarios del Ministerio Público y más de 50 unidades(agentes) de la Policía Nacional. Hay ya 10 aprehendidos”, detalló el fiscal primero Contra la Delincuencia Organizada de Panamá, David Mendoza, en un mensaje publicado en la cuenta de Twitter de la Fiscalía panameña.

Las autoridades de Panamá desvelaron que los traficantes cobraran a los migrantes hasta 1.500 dólares por atravesar territorio panameño y que les otorgaban visas de turista. Por su parte, las autoridades de Costa Rica informaron que la investigación por este caso comenzó en enero de 2018 cuando la Policía Profesional de Migración recibió información que indicaba que en la zona norte (frontera con Nicaragua) operaba una red criminal dedicada a traficar personas extranjeras.

La investigación determinó que el grupo traficaba a personas provenientes de Haití, Cuba, Bangladés, Sri Lanka, Angola, Camerún, Nepal, así como de Angola, India, entre otros. La organización captaba a los migrates desde Panamá y se encargaba de movilizarlos de manera irregular a través de Costa Rica para facilitarles su camino hacia Estados Unidos.

Con información de EFE

*Lea también: Republicanos bloquean votación del TPS para venezolanos