Destacado Internacionales

La desnutrición, el principal problema de salud de los migrantes venezolanos

De acuerdo a una investigación de DW, el problema nutricional de los migrantes llega a notarse en su aspecto físico, tal es el caso de Francisca Isabel Aponte, quien llegó a la ciudad de Cúcuta del departamento Norte de Santander, para buscar atención médica


La emergencia humanitaria compleja en la que está sumida Venezuela golpea cada vez con más fuerza a sus ciudadanos, quienes han optado por migrar a otros países en busca de la atención médica que se le ha negado en los hospitales de su nación, quienes están en condiciones de deterioro acelerado desde hace un par de años.

Por lo que los migrantes han desbordando los principales centros de salud de las ciudades fronterizas con Venezuela, tal es el caso del hospital Erasmo Meoz ubicado en la ciudad de Cúcuta, que durante los primeros seis meses de este 2019 ha brindado atención a 8.834 migrantes, casi alcanzando el número de ciudadanos extranjeros atendidos durante el 2018.

La jefa del servicio de urgencias de este centro de salud, Jenny Peña, detalló que más allá de cualquier patología o emergencia hospitalaria que presenten los migrantes, la mayoría de los ciudadanos venezolanos llegan con problemas de desnutrición.

“Desafortunadamente, el problema económico viene unido al problema de salud…eso aumenta la problemática. Las condiciones nutricionales de la población migrante están muy afectadas, y eso hace que tengan pocas posibilidades de defenderse contra las enfermedades”, explicó.

De acuerdo a una investigación de DW, el problema nutricional de los migrantes llega a notarse en su aspecto físico, tal es el caso de Francisca Isabel Aponte, quien llegó a la ciudad de Cúcuta del departamento Norte de Santander, para buscar atención médica que no logró conseguir en su ciudad.

Desde Villa de Cura en el estado Aragua salió la mujer, para recibir en Cúcuta la atención que necesita para una hernia inguinal que padece desde hace un par de años.

Aseguró que en Venezuela le habrían ofrecido operarla por 30 mil dólares en clínicas privadas. Una suma absurda en un país donde el salario mínimo mensual ronda apenas los tres dólares.

*Lea también: Dgcim torturó “severamente” a los presos políticos recluidos en Ramo Verde